Home / Estanco Seguro / ¡Los Ladrones no Hacen Vacaciones! – Parte II

¡Los Ladrones no Hacen Vacaciones! – Parte II

¡Y nosotros tampoco!

Si somos nosotros los que nos quedamos a trabajar en verano para aprovechar que nuestros vecinos cierran con el fin de mejorar nuestras ventas, o es durante este periodo estival cuando trabajamos más por nuestra situación costera o al estar ubicados en lugar de veraneo, hemos de ser conscientes que este es un periodo de crecimiento del número de incidencias. En el primer caso, en el que somos nosotros los que tenemos abierto mientras nuestros vecinos cierran, vamos a estar muy solos durante muchas horas con el riesgo que ello conlleva. Por el contrario, si nuestro estanco está situado en zona costera o simplemente incrementamos notablemente nuestras ventas en verano, manejaremos más efectivo y tendremos más tabaco en nuestro estanco, y por lo tanto, un mayor riesgo.

Precauciones a tener en cuenta si nos quedamos trabajando en agosto:

  • Denunciar cualquier movimiento sospechoso a la policía. Si vemos alguna circunstancia que nos haga sospechar, no dudemos en denunciar a la policía inmediatamente lo visto u ocurrido. ¡Más vale denunciar una falsa alarma que llevarnos un disgusto!
  • No acumular efectivo en el establecimiento. Ingresar las veces que podamos en el día con el fin de no asumir riesgos innecesarios.
  • Mucha precaución a la hora del cierre. Evitar encontrarnos solos a última hora de la tarde a la hora del cierre. Tomar precauciones en ese sentido.
  • No abandonar el patio de ventas dejando solo a ningún cliente. Hay que extremar las precauciones e intentar no abandonar, si no es imprescindible, el patio de público. Si nos hemos de ausentar, no dejar mercancía encima del mostrador. Proteger la caja registradora para que no se pueda acceder desde la zona de público.
  • Instalar cámaras y pantallas para dar sensación de control y seguridad. Cualquier persona que entre en nuestro establecimiento debe sentir que está vigilado y que está siendo grabado. Es una forma de persuadir a cualquier visitante de dudosas intenciones.
  • Valorar la instalación de apertura de puerta a distancia. Siempre puede sernos muy útil poder impedir la entrada a una persona o personas que no merezcan la suficiente confianza.

  • Comprobar los límites asegurados en nuestra póliza de seguro. Revisemos en nuestra póliza de seguro si tenemos la cobertura de expoliación (atraco) de efectivo tanto en el establecimiento como en el transporte de fondos y que los límites de estas garantías se adecuan a nuestras necesidades. Si nuestras ventas y nuestros stocks se incrementan durante este periodo deberemos aumentar el capital asegurado en el capítulo de existencias en nuestra póliza de seguro.

 

Por favor acceder para comentar.