Home / Última hora / Las máquinas que vienen

Las máquinas que vienen

Las pruebas de venta a través de máquinas automáticas provistas de pago con tarjeta están dando unos resultados espectaculares. Las ventas de tabaco se disparan en torno al 30%. Es normal. Cada vez hay menos gente con dinero en el bolsillo y cinco euros ya no es suelto.

Del mismo modo que pasa en los estancos, el pago electrónico se va a imponer en un futuro próximo (quizá cuando ya se hayan colocado todas las billeteras en las máquinas).

El problema de las máquinas con datáfono es el mismo de siempre; quien legalmente vende el tabaco al público en un PVR es el PVR, por lo que el datáfono deberá ser del PVR. Hoy en día el datáfono es un producto caro para la mayoría de los establecimientos de segundo canal y las comisiones bancarias se los comerían. La única solución sería que el Comisionado se aviniera a reconocer al PVR en gestión delegada como una extensión del propio estanco. Esto supondría que el tabaco en la maquina fuera de la expendeduría y que fuera esta quien lo estuviera vendiendo al publico con un pago de 15 céntimos por paquete al PVR por el punto de venta. Así el datáfono podría ser del estanquero y éste negociar mejores comisiones con el Banco. (De paso arreglaríamos lo del límite del cobro en efectivo, el 347, el problema del limite de facturación en módulos. Pero esto se merece otro artículo).

Por lo tanto en la actualidad el datáfono en máquinas quedará limitado a las grandes cadenas, a los PVR poderosos que volverán a jugar con ventaja, y serán claro, más poderosos en la negociación, ya que venderán más. Así algunas redes de estaciones de servicio ya han dado  un importante paso adelante; han comprado centralizadamente máquinas que pueden ser controladas por el dependiente de la tienda de conveniencia mediante una tablet. De esta manera el dependiente cobra la gasolina, el agua, el helado y el tabaco, en efectivo o con tarjeta de crédito en la caja y mediante la tablet se ordena a la máquina liberar el paquete pagado. Sigue siendo una venta por máquina pero comercialmente mucho más atractiva. En un solo acto, pagadera por tarjeta. A buen seguro se notará en sus ventas de tabaco. Con un poco de imaginación, incluso podría solucionarse el problema de las tiendas que de madrugada solo venden por ventanilla y en las que el dependiente no debería comprar el tabaco por cuenta del cliente echando las monedas que le acaba de dar ya que finalmente la entrega es manual. Esta venta de fumador desesperado merece una solución en bien del interés general.

Síguenos en Twitter 

Check Also

¿Hasta donde llega la gestión delegada?

La gestión delegada permite al estanquero-delegado llenar la máquina con el tabaco y recoger, contar …

Por favor acceder para comentar.