Home / Última hora / Cómo cortar y encender un cigarro premium de forma profesional

Cómo cortar y encender un cigarro premium de forma profesional

Una de las muchas diferencias que existen entre un cigarro y un cigarrillo es que el primero debe una liturgia previa antes de ser fumado, primero con el corte y, luego, con el encendido.

Las dos reglas básicas universales sobre ambas técnicas son:

  1. Nunca cortes por debajo de la perilla. La finalidad del corte del cigarro es abrir el tiro y dejar pasar el humo cuando aspiremos, pero debemos tener cuidado y asegurarnos de que la perilla sigue ejerciendo su función, aun cuando sea menor la superficie de agarre, pues sin ella la capa se desenrollaría y echaríamos a perder el cigarro.

Eso sí, igual de perjudicial es cortar demasiado como cortar demasiado poco, ya que, en este último caso, la zona de aspiración puede acumular un exceso de nicotina que inevitablemente se filtrará a la boca, algo que cualquier fumador en su sano juicio seguro que desea evitar. En cualquier caso, siempre es mejor pecar por defecto que por exceso, ya que un corte demasiado pequeño siempre se puede arreglar cortando un poco más.

  1. Enciende siempre el cigarro con delicadeza. Trata de que tu encendedor no tenga contacto directo con el cigarro, y ten en cuenta que un exceso de llama o aproximar demasiado el encendedor a la boca del cigarro puede terminar en algo parecido a fumar carbón. De igual forma, intenta encender el cigarro en condiciones ambientales favorables, sin mucho viento, que puede jugarte una mala pasada y convertir tu amado puro en chamusquina.

El riesgo es aún mayor con encendedores de antorchas potentes: si bien apreciamos su resistencia a ambientes adversos a tu propósito, recuerda que tu objetivo es encender un cigarro, no tubos de soldadura.

Recomendaciones para el corte de un cigarro

  • Deja siempre una parte de la perilla intacta, cortando por debajo del extremo de la misma.
  • Para evitar roturas en el corte, se puede humedecer la cabeza del cigarro colocándola en los labios o pasando sobre ella el dedo mojado.
  • La acción de corte debe ser rápida y decisiva, sin dejar de ser precisa. Un corte lento y vacilante puede ser dañino, ya que la presión prolongada puede terminar aplastando el contenido o rompiendo la capa.
  • Sostén el cigarro lo más cerca posible de la cabeza para disponer de mayor control y de un agarre más firme.
  • Cuanto más se aleje el cigarro de la zona de corte, más vibrará y se arriesgará a un corte más desigual.
  • Si bien podemos elegir el lugar de corte, hay que tener en cuenta que cuanto más bajemos, mayor será el ancho de tiro en la fumada.
  • Para los más puristas del sector, lo mejor es calentar primero el cigarro con unas cuantas llamaradas alrededor de la boquilla y después realizar el corte. Si bien en este punto, cada aficionado elige el método con el que se encuentra más cómodo.
  • Si eres novato, en los primeros cortes de cigarros puedes usar un cortapuros de guillotina apoyado sobre una base fija (un mueble, por ejemplo), y seguir los pasos de la siguiente secuencia de imágenes:

1- Apoyar el cortapuros sobre la base            2- Abrir la cuchilla

3- Acercar la perilla al hueco del cortapu-     4- Colocar el cigarro completamente recto

ros y perpendicular a la base.

5- Colocar los dedos de una mano por las    6- A continuación, realizar un corte

aperturas laterales del cortapuros mien-       rápido y limpio.

tras se sostiene el cigarro perpendicular

con la otra mano.

7 y 8- Ya tenemos el puro cortado por encima del borde de la boquilla, listo para ser

encendido y fumado.

Recomendaciones para el encendido de un cigarro

  • Coloca el cigarro en paralelo al suelo y el encendedor en un ángulo de 45º.
  • Tuesta el pie del cigarro: prepara suavemente la extremidad inferior del cigarro con la llama a cierta distancia.
  • Enciende el cigarro: acerca la llama al pie y aspira con la boca por la cabeza del cigarro.
  • Libera el tiro: da una bocanada fuerte del cigarro mientras se enciende con la llama.
  • Sopla sobre el pie ya encendido para asegurar una quemadura uniforme.
  • Recuerda ir girando el cigarro con los dedos al mismo tiempo que lo enciendes, pues exponer el cigarro a la llama desde un solo lado puede causar una combustión irregular y perjudicar el disfrute total de la fumada.

Por favor acceder para comentar.