Home / Última hora / Agonía en el segundo canal: el riesgo de tener máquinas en un PVR

Agonía en el segundo canal: el riesgo de tener máquinas en un PVR

Primera parte

El parque de máquinas expendedoras de tabaco envejece a pasos gigantes. Los fabricantes ya no inyectan liquidez, y los estanqueros no contamos con medios para mantener, reparar, y reponer las máquinas depositadas en establecimientos de hostelería. Nuestros PVR son cada vez menos rentables: mismo riesgo, poco beneficio. ¿Hasta cuándo?

Desde que el Comisionado para el Mercado de Tabacos hizo desaparecer a los ‘maquineros’ —empresas explotadoras de grandes parques de expendedoras de tabaco—, el segundo canal cojea. El modelo se basaba en la economía de escala, y ello garantizaba un servicio profesional de mantenimiento, reparación y reposición que ya no existe. Buscando un reparto de ventas más equitativo entre estancos, el Comisionado eliminó las únicas inversiones que llegaban.

Era un modelo con grandes defectos y abusos, ciertamente, pero también garantizaba que el segundo canal contara con los recursos necesarios para su buen funcionamiento. En realidad, lo que el Comisionado consiguió con multas y amenazas fue que muchos PVR dejaran de ser rentables para el estanco.

Riesgos y responsabilidades de tener máquinas en el segundo canal

Mientras esto sucede, los estanqueros tenemos depositadas en bares máquinas expendedoras llenas a rebosar de tabaco y cambio. Y los riesgos no se reducen, al contrario. Sin inversiones, el parque envejece y crecen los problemas de mantenimiento: a más años, más incidencias de mantenimiento.

Cuando un estanquero piensa en su parque de máquinas, lo hace pensando en que no le roben la máquina o el tabaco. Piensa en los daños en desperfectos en la puerta, en el cambio… ¿Hablamos de 2.000 euros?, ¿3.000? ¿5.000? Puede que más. Una pérdida cuantiosa que no recuperará, o tardará mucho en hacerlo.

Con lo que no cuenta es, sin embargo, con la responsabilidad que puede derivarse del hecho de tener un parque de máquinas depositadas en locales de terceros. Efectivamente, el estanquero es responsable de los daños que la máquina pueda causar al establecimiento donde se encuentra depositada, a terceros.

Os contaremos detalladamente en otro post cuáles son esas responsabilidades y qué seguros existen para protegernos. Los hay por primas tan económicas como 60 euros al año para varias máquinas. Hay que tener las espaldas bien cubiertas.

Gracias a todos por vuestra colaboración. INFOESTANCOS al servicio del estanquero.

Ayúdanos a difundir las noticias del sector y pásalas a tus contactos estanqueros de WhatsApp!!!

Podéis enviarnos vuestras ideas, críticas o consultas a través de nuestro WhatsApp 603 107 339 o por correo electrónico info@infoestancos.es

Por favor acceder para comentar.